Conrad Murray a prisión… y algunos fans de MJ al manicomio.

Soy fan de Michael Jackson desde hace 18 años. Él ha influido en mis gustos, mis ideas y mi vida como es actualmente. No sé si yo sería una mejor o peor persona, de no haber sido su fan, pero de que yo sería alguien totalmente diferente, de eso no me cabe duda.

Sin embargo hay algunos fans, que me espantan. Su nivel de devoción es tal, que casi llega a extremos de fanatismo religioso o de la demencia.

Conrad Murray fue declarado culpable de Homicidio Involuntario y podría pasar hasta 4 años en la cárcel. Y cualquiera pensaría que los que admiramos a Michael estamos extasiados con la noticia y que esperamos que cuando el doctorcillo llegue prisión todos los presos lo violen… pero no es el caso. Hay “fans” que salen con chingaderas tipo: “No le deseen el mal. Michael (en su infinita misericordia) lo habría perdonado”

NO IN-VEN-TEN… por no decir otra cosa

Ahora, que no se entienda mal esto. Yo soy atea (gracias a dios XD) y adoro a Michael Jackson, así que mi molestia no tiene que ver con razones religiosas ni nada por el estilo.

Simplemente Michael no era un santo ni un dios ni nada que se le parezca o se le acerque siquiera. Era un hombre extremadamente talentoso en muchas cosas y con una sensibilidad desmesurada, pero también tenía un montonal de defectos, traumas e inseguridades. Simplemente las circunstancias de su muerte nos dejan ver que él era tan frágil como cualquiera de nosotros, tal vez incluso más, porque a diferencia de él, nosotros no crecimos ante el escrutinio del mundo. Él tenía defectos, mañas, malos hábitos y quieres lo conocieron en  persona decían que blasfemaba y maldecía, como cualquier hijo de vecina.

Es increíble que los mismos fans que se quejan de las personas que antes lo odiaban y ahora no, se les olvide lo ordinario que él podía llegar a ser. (bueno… “ordinario” considerando que se trataba de Michael Jackson XD)   ¿O les tengo que recordar la extensa campaña de Michael contra Mottola en el 2001? ¿O su bonche de revistas porno (Breviario cultural para los no-fans que estén leyendo esto: Sí, hablo de revistas porno de las normalistas con mujeres y todo el rollo).

Pero no hay nada de malo de que en el fondo él fuera como cualquier otra persona y tuviera toda esta gama de sentimientos buenos y malos. Lo que no está bien es que como fans crucemos esa línea delgada que separa el pensar que Michael no era lo que los medios nos proyectaban a irnos al lado opuesto y tratarlo como divinidad.

No está bien, no es sano y es injusto, para nosotros como fans porque nos hacemos una idea errónea y la gente no nos toma en serio precisamente por eso, y es injusto para Michael también, porque él como cualquier otra persona, tenía derecho a enojarse y mentarle la madre a quien él quisiera si se pasaban de listos. Tenía el derecho de andar de malas y ponerse de mamón, como todos nos ponemos algunas veces. 

Tenía derecho de molestarse si hablaban mal de él y de portarse como tonto… tenía derecho a no ser perfecto. Pero es un derecho que desde la infancia se le negó. Durante toda su vida TODOS le exigimos demasiado: su familia, los medios, sus fans. En cierto sentido ¿no es eso lo que lo llevó a donde está ahora?, ¿el deseo incontrolable de complacer a TODOS, al costo que fuera?

Y ahora, después de muerto, aún le seguimos exigiendo demasiado, como si nada nos complaciera, ni siquiera el que haya muerto ensayando una gira que NOSOTROS ibamos a disfrutar. Nada nos es suficiente. Ahora le pedimos que PERDONE a la persona responsable de que estos niños sean huérfanos:

But They Told Me A Man Should Be Faithful,

And Walk When Not Able And Fight Till The End,

But I’m Only Human

A decir verdad, yo no sé si Michael perdonaría o no al incompetente de Conrad Murray, de hecho NADIE jamás lo sabrá con certeza. ¿saben porque? Porque Michael está muerto y no puede decirnos. Y él está muerto por Conrad Murray y eso para mí es suficiente razón para no perdonarlo y para desearle la peor de las suertes. Y si Michael deseara algo similar para Murray o para Chandler o Arvizo o Sneddon, perdónenme, pero yo creo que es bastante justo y válido.

Michael Joseph Jackson, no fue un santo. Ni de chiste. Pero en eso radica precisamente lo valioso de él. Que a pesar de que fue un hombre con tantas cosas negativas en su vida, toda esa energía, esa insatisfacción y ese deseo de aceptación lo canalizó y logró dar al mundo cosas maravillosas. Dejó música, alegría y arte para muchas generaciones.  A pesar de que fue una de las personas más acosadas, perseguidas y maltratadas por la prensa y por el público en general, incluso con sus demonios, siguió teniendo, hasta el final, buenas intenciones.

Intenciones que inspiraron a muchas personas, no a preocuparse sino a OCUPARSE de las cosas. Ya sea el medio ambiente o la infancia o los animales. Miles de activistas hoy en día lo son por su influencia. Y el hecho de que él no tuviera la capacidad de perdonar a su propio asesino, en ningún grado demerita el mensaje que dejó y que fue genuino y sincero.

HE AHÍ EL VALOR DE SU PERSONA, que incluso cuando tuvo el mal juicio o la debilidad de carácter para dejar que este doctor (y posiblemente muchos otros durante su vida) lo drogara hasta límites vergonzosos, incluso entonces bajo la influencia de estupefacientes, tenía un deseo genuino de hacer el bien.

Dejemos entonces de hablar de él como si fuera un ser superior y que jamás le pasó un pensamiento malo por la mente.

Démosle por fin lo que él siempre el quiso: que lo amáramos tal y cual como él  era, con sus defectos y virtudes. Démosle la oportunidad, aunque sea ya muy tarde, de ser débil, de ser banal, de ser egoísta, de ser vengativo… de ser SÓLO UN HUMANO.

In Our Darkest Hour
In My Deepest Despair
Will You Still Care?
Will You Be There?
In My Trials
And My Tribulations
Through My Doubts
And Frustrations
In My Violence
In My Turbulence
Through My Fear
And My Confessions
In My Anguish And My Pain
Through My Joy And My Sorrow
In The Promise Of Another Tomorrow


No es lo mismo (Nuevos vs. viejos fans de Michael Jackson)

https://i1.wp.com/i2.cdn.turner.com/cnn/2009/SHOWBIZ/Music/06/26/michael.jackson.moonwalk.london/art.moonwalk.cnn.jpg

A partir del 25 de Junio de 2009, debido a la gran publicidad y cobertura de la muerte de Michael Jackson, una oleada de amor y admiración por él resurgió. Posiblemente debido a que la mayoría de los comentarios en TV y los medio en general fueron positivos, y es que seamos honestos, ahora que el ídolo estaba muerto era más fácil -y vendible- alabar todas sus contribuciones que criticarlo.

Y desde entonces nace una oleada de nuevos “fans”. Debo admitir que en primera instancia fue agradable y placentero ver eso. Especialmente cuando se trataba de niños. Yo misma empecé a ser fan a una corta edad… y es que hay algo en la magia de Rey del Pop que atrae la atención de todas las personas, de todas las edades. Te impresiona.

Sin embargo también surgieron todo estos fans adolescentes a los que debo admitir, no soporto. Sé que no es completamente su culpa que no hayan sido expuestos al arte de Michael con anterioridad y que lo único que supieran de él es que todo mundo decía que era pedófilo. Aún así no los aguanto.

Un ejemplo de esto fue ir a ver la película de “This Is It” a los cines. Para mí fue una experiencia sumamente dura, pues yo pleaneaba ir a Londres a ver los conciertos en vivo. Era el sueño de mi vida. Tenía mis boletos de los conciertos, de avión, incluso el hotel reservado. Todo. Ahora tendría que conformarme con ver los ensayos de la gira en una pantalla de cine. Era triste y abrumador. Me preparé mentalmente semanas antes, sabiendo que indudablemente lloraría como Magdalena. Fue al cine un viernes, el día del estreno, saliendo del trabajo. Le tomé fotos a la marquesina, guardé mi boleto. Y esperando en la fila para entrar a la sala, ahí estaban: esos odiosos pubertos con fedoras y guantes de lentejuelas plateadas, riéndose y emocionados para entrar, mientras yo me moría por dentro.

Y es que, ¿cómo iban ellos a entender mi dolor?, ¿cómo iban ellos a entender la frustración?, ¿cómo si ellos no conocieron a Michael Jackson el artista, el hombre… sino sólo la leyenda? La leyenda que dejó su MUERTE.

Durante la función en varios momentos me exasperé mientras ellos emocionadamente cantaban (con su horrible inglés) las canciones de mi ídolo. Para mí era una ocasión solemne. Esto que veíamos en la pantallan eran los ÚLTIMOS MOMENTOS DE UN GENIO TRABAJANDO y ¡ellos se estaban riendo! Para mi era grosero e irrespetuoso y deseé abofetearlos.

Desde entonces -lamentablemente- tengo contacto con estos nuevos “fans” que me exasperan tanto. Que con dos años de buscar en internet noticias de Michael creen saberlo todo, que están acostumbrados a la era digital donde las canciones y videos son fácilmente bajadas gratuitamente y por lo tanto no aprecian EL VALOR DE ARTÍCULOS DE COLECCIÓN de Michael. Ellos que tan igualadamente le llaman “Mike” como si él hubiera sido su cuate y ‘compa’…

Lo siento. Pero no los soporto. Tomará AÑOS antes de que yo los pueda tomar tantito en serio.

Y es que no es lo mismo ser fan del indiscutible que del “autoproclamado” Rey del Pop. No es lo mismo ser fan del mejor artista de todos los tiempos, que ser fan de “Wacko Jacko”… no es lo mismo ver  en TV sus conciertos atestiguando cómo todo mundo los disfrutaba que ver sus juicios donde todo mundo lo atacaba.

¿Dónde estaban ellos cuando él más los necesitaba? ¿Dónde estaba ellos cuando más apoyo se requería?

El 25 de Junio de 2009 esos nuevos “fans” empezaron a conocer a un increíble ARTISTA… pero yo ese mismo día perdí a un HOMBRE extraordinario.

_________________________________________________________ Más

We Had Him by Maya Angelou

 

Beloveds, now we know that we know nothing,
now that our bright and shining star can slip away from our fingertips
like a puff of summer wind.
Without notice, our dear love can escape our doting embrace.

Sing our songs among the stars and walk our dances across the face of the moon.
In the instant that Michael is gone, we know nothing.
No clocks can tell time. No oceans can rush our tides with the abrupt absence of our treasure.
Though we are many, each of us is achingly alone, piercingly alone.

Only when we confess our confusion can we remember that he was a gift to us and we did have him.
He came to us from the creator, trailing creativity in abundance.
Despite the anguish, his life was sheathed in mother love, family love, and survived and did more than that.
He thrived with passion and compassion, humor and style.

We had him whether we know who he was or did not know, he was ours and we were his.
We had him, beautiful, delighting our eyes.
His hat, aslant over his brow, and took a pose on his toes for all of us.
And we laughed and stomped our feet for him.

We were enchanted with his passion because he held nothing.
He gave us all he had been given.
Today in Tokyo, beneath the Eiffel Tower, in Ghana’s Black Star Square.
In Johannesburg and Pittsburgh, in Birmingham, Alabama, and Birmingham, England; we are missing Michael.

But we do know we had him, and we are the world.

July 7th, 2009.

 

The Best Fans In The World

Michael Jackson fans are a strange breed. One would be hard-pressed to find another fan community whose object of admiration is the subject of so much unnecessary condemnation.

Over time, Michael Jackson enthusiasts have watched their beloved’s seemingly global idolization transform into apparent worldwide mischaracterization and mistreatment by the press and public alike. Yet, through it all, true Michael Jackson fans have abandoned him not. If anything, the harder Michael’s opponents try to shove him to the depths of despair, the harder his devotees love him.

Michael’s fans have learned well the lesson, as they steadfastly brave the almost daily emotional roller-coaster ride that is a requisite experience of every Jackson supporter: they marvel at his seemingly inexhaustible talents and applaud his victories; they laugh with him in his happiness; weep with him in his sorrow and pray for him in troubled times. Their hearts are warmed when he is embraced, and bleed when he is ill-treated.

Despite the stratospheric highs and seemingly cavernous lows that come with being a Michael Jackson fan, they remain loyal. They, like Michael, refuse to allow naysayers to steal their joy, obstruct their way or shape their opinions. They also refuse to stand idly by as others attempt to deny Michael his rightfully earned legacy. Simply, Michael Jackson’s fans are just like Michael in that, they will not be deterred.

By nature of their calling, Michael’s fans are constantly summoned to put on the full armor, stand on the front lines and fight. Oftentimes with their pen as their sword, the fight alongside and for Michael’s right for humanity. By doing so, they fight for tolerance over prejudice, unconditional love over criticism; knowledge over ignorance, justice over inequality. The battles are never-ending, hard fought and oftentimes mentally and physically exhausting.

Still, rather than surrender or reconcile, Michaels’ fans resist. They resist the desire to abandon Michael when all seems lost. They forsake the notion that theirs is a lost cause. They refuse to throw in the towel and resign themselves to the path of least resistance; which so often involves renouncing their fan support of Michael.

When the going gets tough, with weary minds and heavy hearts, they press on. They press on through Michael’s tribulations and the attacks to which he is subjected. They press on in spite of tire. They press on despite of mockery and question as to why they bother to fight at all for Michael Jackson, a man some deem undeserving of their adoration.

As their efforts to break Jackson himself have continually proved unsuccessful, some Michael Jackson opponents have turned their focus to attempting to disband the fan community by attacking his defenders. Time after time, the press uses condescending, defamatory terms to describe Michael’s fans.

Being referred to as “delusional” and “wacko” is not foreign to Jackson’s supporters. However, Michael’s devotees choose to ignore the juvenile name-calling and taglines bestowed on them by the media. The fans refuse to allow the press to project its negative, inaccurate perception onto them. This is because Michael Jackson fans realize that such terms do not depict their true nature as intelligent, grounded individuals with a healthy admiration for Michael’s music, vision and humanitarianism among other things.

Interestingly enough Michael’s influence is global and thus, so is his fan base. His detractors are under the false impression that his fan base is minuscule. To the contrary, Michael Jackson enthusiasts are nothing but vast and multi-dimensional. They can be found on every continent, one every country worldwide. Michael’s fans transcend racial, age and socioeconomic boundaries.

The fact that Jackson’s fans are so diverse adds to their beauty. Few entertainers, if any, can lay claim to having the type of dynamic and varied fan base of which Michael Jackson can boast.

Simply, Michael Jackson’s fans are a hard act to outshine. Their loyalty, enthusiasm and genuine adoration of their idol is unparalleled by other artist’s fan communities.

However, for all their attributes, when it comes to one particular matter, Michael Jackson’s admiring fans will always be bested: For try as they might, no matter to what infinite degree they say and believe they love Michael Jackson; the King of Pop in true regal fashion, will always say and prove he loves them more…